Las primeras palabras

Las primeras palabras

En general, es en torno al primer cumpleaños, que los bebés pronuncian las primeras palabras. Esto ocurre luego de un proceso en el cual, el niño estuvo aprendiendo los rudimentos de la comunicación humana, y ensayando sus cuerdas vocales, profiriendo gritos y sonidos que le sirven para manejar sus cuerdas vocales.

Por lo general, es a fines del primer año de vida, que el bebé comienza a decir sus primeras palabras. Anteriormente, la comunicación la hacía mediante la gestualidad, señalando o gesticulando acerca del objeto de su interés, o imitando gestos que los adultos emplean al hablar. Luego pasa a la formación de sílabas reconocibles como “pa”, “ma”, “da”, etc., que unirá de manera fortuita al comienzo, y con el apoyo de los padres, comenzará a identificar como parte del lenguaje y lo reiterará hasta que lo maneje con soltura. Las primeras palabras suelen ser mama, papa, etc.

El niño se siente estimulado por la recepción que los mayores hacen de sus nuevos sonidos, y emplea las nuevas palabras, para llamar la atención del adulto, quien responde así a su llamado. Es a partir de este momento, que puede comenzar a distinguir ciertas palabras con sentido para él, del continuo sonoro que emiten los adultos, y puede participar así en sus conversaciones.

Cómo estimular al bebé para que hable:

La estimulación temprana es la mejor ayuda que se puede dar a un bebé para que aprenda a hablar. Los bebés que tienen hermanos mayores comienzan a hablar antes que los que son hijos únicos. Pero puede haber casos en los que el bebé comience a hablar más tarde de lo esperado, pero que no significa que haya necesariamente algún problema.Las primeras palabras

La mejor manera de ayudarlo, es hablándole mucho desde su nacimiento, explicarle todo cuanto ocurre a su alrededor, en especial en momentos que son significativos o placenteros para él, como al alimentarlo, cambiarlo o bañarlo.

El lenguaje empleado debe ser sencillo y específico, aunque al principio no sea muy comprendido, el niño está preparado para aprender rápidamente y lo hará. Este intercambio, le indica que es aceptado en las conversaciones, que puede unirse a los que hablan y ser escuchado y comprendido.

El lenguaje:

En el comienzo, el lenguaje del bebé es muy limitado, se reduce a objetos concretos y que son de gran significación para él, como “mamá”, “papá”, y otras que le resultan más complicadas, pero de las cuales entiende su significado aunque no sea capaz de reproducirlas a la perfección.

A partir del año y medio, comienza adquirir mayor vocabulario, y puede comenzar a formar frases. Es importante ayudarle en esta etapa, para que comprenda la relación entre las palabras. Al principio las frases serán apenas de dos palabras, como “nene bueno”, más adelante formulará frases más largas, y comenzará a emplear los verbos.

Al principio, los verbos serán usados solos, y generalmente en participio pasivo, como “cayó”, “dolió”, etc. Luego, comenzará a relacionarlo con frases, y posteriormente aprenderá a diferenciar persona y género. Lo que toma más tiempo, son las conjugaciones, que terminan de ser aprendidas en la etapa escolar.

Durante las vacaciones, los niños necesitan descansar pero sin dejar de aprender. Los padres deben plantearse las estrategias para lograr que los niños se diviertan sin dejar perder el tiempo. La organización de excursiones a granjas, a museos, pueden servir para despertar la curiosidad de los pequeños, y pueden reforzarse con libros de temáticas afines.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

excesiva o demostrando una acti¬tud Los niños pueden expresar su ma¬lestar...

Durante las vacaciones, los niños necesitan descansar...
El cerebro humano requiere mucho tiempo para lograr su...
En realidad, el control de esfínteres no depende de la...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse