Lactancia

Lactancia

La lactancia es la forma más segura, cómoda y económica de alimentar al recién nacido. La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios y los anticuerpos, que protegen al bebé de enfermedades para las cuales aún no posee un sistema inmunológico suficientemente fuerte.

El mejor alimento para el recién nacido es la leche materna. Su composición contiene todos los nutrientes que el niño necesita y en las proporciones necesarias, además aporta las defensas inmunológicas que el bebé aún no está en condiciones de fabricar por sí mismo. Ayuda a prevenir también enfermedades futuras como obesidad, alergias, asma, etc. estrecha los lazos materno infantiles. Ayuda a la madre a recuperarse del parto, disminuyendo el riesgo de hipertensión, anemia, depresión posparto, y permite perder rápidamente el peso ganado durante el embarazo.

La leche materna, es un alimento ecológico, no se fabrica, ni envasa o transporta, no contamina el medio ambiente. Además, es gratis.

Por todas estas razones, es recomendada por la OMS como alimento exclusivo hasta los seis meses de vida.

Amamantar

LactanciaEs importante ofrecer el pecho al niño en la primera media hora luego del nacimiento. Luego de la primera toma, aunque sea pequeña, el niño suele dormir por varias horas. Es conveniente que durante este tiempo permanezca junto a su madre, en contacto con ella. De este modo, la madre podrá ofrecerle el pecho tan pronto como note que el bebé está dispuesto a mamar, y no sólo cuando llore, ya que el llanto es una demostración de que hace rato que tiene hambre. La leche materna es todo el líquido que el recién nacido necesita, por eso antes de darle algún complemento, siempre es necesario consultar con el pediatra.

Correcta posición de la lactancia

Una mala posición del bebé frente al pecho, puede causar molestias, tanto al bebé como a la madre. El niño no podrá obtener correctamente la leche, por quedar su boca fuera de posición, lo que le impide succionar, o provocar que la leche se derrame. Todo esto ocasiona frustraciones y angustia al niño. En la madre, puede provocar lesiones en los pezones, dolores de espalda, angustia y culpabilidad.

La posición correcta: el bebé enfrentado al pecho, con la cabeza y el cuerpo en línea recta, con la cara mirando al pecho y la nariz frente al pezón. La madre puede estar sentada cómodamente en un sofá, con la espalda recta, o puede hacerlo acostada de perfil, con lo cual no deberá hacer esfuerzo para sostener al niño en brazos. La posición acostada, permite una mayor relajación, lo que hace que la leche fluya con mayor facilidad.

Cantidad de leche

El mejor estímulo para la producción de leche materna es la succión del bebé, por eso cuanto más se lo alimente, mayor cantidad producirá.

La frecuencia de las tomas varía con la edad, al comienzo es necesario alimentarlo más frecuentemente, ya que la leche no es muy concentrada y la producción poca. También el niño debe aprender a succionar, y en las primeras tomas, será poco lo que obtenga.

Los requerimientos del niño varían con el tiempo, al comienzo, es necesario alimentarlo muy seguido, pues en el útero, recibía los nutrientes de forma constante, ahora deberá adecuarse a una nueva manera de alimentación, y esto lleva tiempo. Paulatinamente se irá adaptando a las nuevas costumbres, y tomará su alimento más espaciadamente, pero en mayores cantidades.

Higiene

No basta con la ducha diaria para alimentar al bebé, es necesario que los pechos sean lavados cuidadosamente antes y después de cada toma. Esto evitará enfermedades al bebé y la formación de grietas u otras afecciones de la piel.

Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

Los edulcorantes son sustancias que se emplean para endulzar los alimentos,...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse