Hipertensión infantil

Hipertensión infantil

La consecuencia más grave del consumo excesivo de sal, es la hipertensión arterial. Estudios afirman que de reducirse el aporte de sal durante la infancia, redundaría en una disminución en la presión arterial en la edad adulta, pues el patrón ascendente de presión comienza en la niñez.

El exceso de sal en la dieta tiene como consecuencia más grave, la hipertensión arterial. Aunque existen personas hipertensas no sensibles a la sal, incluso quines consumiendo sal en exceso, no desarrollan la enfermedad.
Un estudio inglés concluye que la reducción de sal en la dieta infantil podría disminuir la presión arterial en la edad adulta, ya que el patrón ascendente de la presión arterial se inicia ya desde la infancia.

Si bien no es común la hipertensión durante la infancia, su aumento comienza en esta etapa, por lo tanto si se controla desde entonces, podrá modificarse este patrón.
En 1997 se realizó una encuesta nacional en Gran Bretaña, sobre dieta y nutrición (NDNS), los resultados obtenidos fueron analizados a partir del año 2000. En la encuesta participaron 1658 niños y niñas ingleses, entre 4 y 18 años. Los resultados fueron publicados en la revista Journal of Human Hipertensión, y afirman que la sal es innecesaria en los jóvenes, pero que es agregada de forma oculta en los alimentos.

Se probó administrar cantidades controladas de sal a los niños, en una cantidad de 4,7gr por día a los niños de 4 años, y a los de 18 se les administró 6,8gr diarios. Se observó que por cada gramo adicional de sal, había un incremento de 0,4mm de mercurio en la presión arterial.
Si bien entre los niños con dietas ricas en sal y los que no, son muy pequeñas, la reducción en su consumo, podría resultar en grandes diferencias en la edad adulta. Si bien los científicos afirman que no se puede atribuir toda la culpa al consumo de sal, ya que hay otros factores que inciden en la aparición de la hipertensión arterial.

Campañas de reducción de sal:

Hipertensión infantil En España, el 35% de la población padece de hipertensión, y en esto influye no sólo el consumo de sal, sino también la obesidad, el sedentarismo y el consumo de alcohol. Pero basados en la incidencia que el consumo excesivo de sal tiene en la presión arterial, se han iniciado campañas para reducir la sal en los alimentos procesados, que son los principales portadores y muchas veces en forma oculta. La campaña habría fijado el consumo máximo diario: para un niño de seis años, sería de 3gr; y para un niño de diez años, sería de 5gr. El consumo promedio de sal de un adulto español, es de 10gr diarios.
En el Reino Unido, Irlanda, y Estados Unidos, casi el 80% de la sal que se consume, proviene de los alimentos procesados.

Una de las medidas que se pueden adoptar para reducir el consumo de sal, es comprobar los ingredientes en las etiquetas, par elegir los que contengan menor cantidad de sal. Esta podría ser una manera de incluir las cuestiones alimentarias en la educación de los niños. Los estilos de vida saludable deberían motivarse desde los primeros años de vida, ya que influyen en la calidad de vida.

El miedo infantil es un mecanismo normal de defensa. Hay una etapa donde el miedo infantil aumenta, coincidiendo con la ampliación del horizonte de experiencias del niño, y que está destinado a protegerlo de situaciones potencialmente perjudiciales.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La tartamudez o disfemia es un trastorno del habla que suele aparecer en los...

El miedo infantil es un mecanismo normal de defensa. Hay...
Una nueva moda se está imponiendo, la fiesta navideña...
Alrededor de los seis meses, la leche no aporta los...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse